Anemia por falta de hierro

La anemia por falta de hierro es la forma más común de anemia. Aproximadamente el 20% de las mujeres, el 50% de las mujeres embarazadas y el 3% de los hombres presentan deficiencia de hierro, un componente esencial de la hemoglobina, el pigmento que transporta el oxígeno en la sangre. El hierro se obtiene normalmente a través de los alimentos de la dieta y por el reciclaje de hierro de glóbulos rojos envejecidos. Sin éste, la sangre no puede transportar oxígeno de manera efectiva y el oxígeno es necesario para el funcionamiento normal de todas las células del cuerpo.

En general, se puede definir como anémica la persona que tiene una calidad de “sangre pobre”, sobre todo en glóbulos rojos.

Para situarnos describiremos dos conceptos:

La sangre: Es el fluido que riega todos los órganos del cuerpo, y que está en movimiento, circulando sin parar. En el cuerpo hay unos 5 litros, y el corazón cada día en bombea unos 12.000 litros. En el fluido hay varios elementos con diferentes misiones: los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y otros. Las funciones que la sangre hace en el cuerpo son varias, principalmente aporta oxígeno a los órganos que recibe de los pulmones, también les aporta nutrientes que recoge los intestinos, recoge todas las sustancias de desecho y las lleva al hígado y los riñones para que las eliminen y también tiene funciones de defensa a través de los glóbulos blancos.

Los glóbulos rojos: Son muy numerosos, en 8 gotas de sangre han tantos glóbulos rojos como habitantes tiene la Tierra.

Básicamente son los encargados de aportar oxígeno a todas las partes del cuerpo. Cada órgano, cada parte de nuestro cuerpo necesita oxígeno para quemar (metabolizar) las sustancias alimentarias. Esto es necesario para que los músculos realicen trabajo, ejercicio, deporte, etc. Sin oxígeno no funcionaría estómago, ni el hígado, ni el corazón. También es necesario para el buen funcionamiento del cerebro y de los nervios.

Además tienen la misión de recoger todo el anhídrido carbónico que resulta de las combustiones y lo transporta a los pulmones para expulsarlo.

Así podemos decir que cuando los glóbulos rojos disminuyen (anemia), también disminuye el aporte de oxígeno. Todos los órganos sufren por esta falta, y de esta manera aparecen los síntomas de la anemia.

Anemia por deficiencia de hierro

Anemia por deficiencia de hierro

Síntomas de la anemia

Los síntomas de la anemia son muchos y muy variados. Esto se explica porque, al ser la sangre pobre, todos los órganos del cuerpo se en resienten de la escasez de oxígeno.

– Debilidad física: Se manifiesta por lasitud, flojedad de piernas, sobre todo al subir escaleras, cansancio fácil con poco trabajo, incapacidad de hacer ejercicio corporal un poco fuerte y sostenido. Esto se debe a que los hombros, por la escasez de oxígeno, no pueden trabajar bien y les falta su fuerza y resistencia natural.

– Debilidad mental: Son síntomas debidos a la escasez de oxígeno en el cerebro, y son la incapacidad para concentrarse, falta de ideas, cansancio cerebral al poco rato de hacer un trabajo mental regular, dolor de cabeza, mareos y vértigos.

– En el corazón: Palpitaciones, pulso rápido al hacer esfuerzos, sensación d’ofec al subir cuestas y escaleras.

– Trastornos del sueño: En algunas anemias se manifiesta problemas de falta de sueño por las noches, y son a destiempo (por la mañana o después de comer).

– Digestiones malas: Debidas a la pobreza de los jugos gástricos por culpa de la anemia.

– Palidez de la piel: La piel puede llegar a ser blanca como la cera. Esta palidez se ve también en los labios y dentro de los párpados, que en vez de ser rojo son rosados o pálidos.

– Bajas defensas contra el frío: La persona anémica normalmente es friolento, suele tener las manos y los pies fríos.

– Reglas anormales: Las menstruaciones de las mujeres con anemias suelen ser o escasas como reacción de defensa para no perder mucha sangre o excesivos con el que aumenta la anemia.

– Trastornos de los nervios: Dificultades de hacer trabajos hasta con las manos con temblores o adormecimiento y hormigueo.

– Trastornos de carácter: Tendencia a la irritabilidad, mal humor, tristeza y pesimismo.

Causas principales de la anemia

– Por pérdidas de sangre: Aquí entran como más frecuentes las hemorragias pequeñas pero frecuentes, reglas demasiado abundantes, llaga de estómago, morenas, vómitos con sangre, presión alta (pérdidas por la nariz como reacción de defensa), etc. .

Alimentación pobre en hierro: A continuación lo enfocamos y contamos.

Embarazo: Esta es una etapa normal y natural de la vida de la mujer y no debería causar ningún trastorno. No obstan, en realidad, debido al decaimiento físico por culpa del sistema de vida y de una alimentación errónea y antinatural es causa de trastornos. Los factores que interrelacionan el embarazo con las anemias son: alimentación desnaturalizada, la falta de apetito, los vómitos, las diarreas que a veces aparecen, el mal funcionamiento del hígado en embarazos irregulares, las pérdidas de sangre durante el parto. También hay que tener en cuenta que durante el embarazo es necesario aumentar la ingesta de hierro y vitaminas.

Cuadros febriles con infecciones de larga duración.

Sustancias perturbadoras: O destruyen los glóbulos rojos directamente, o perjudican la médula ósea que es el lugar donde si forman. Pueden ser las gasolinas, disolventes y el plomo de las pinturas, el arsénico, el mercurio, y algunas que se forman en el cuerpo por la putrefacción de materias intestinales a cause del estreñimiento (intoxicación intestinal). Otras sustancias perturbadoras son las producidas por una alimentación antinatural, rica en toxinas.

Falta de estímulos naturales: Se sabe perfectamente que los agentes naturales (sol, agua, aire puro, etc.), estimulan la formación de los glóbulos rojos. La falta de contacto con estos estímulos naturales es causa muy frecuente de anemia. Muchas anemias se deben solamente a este factor.

Factor genético hereditario: Hay familias que tienen tendencias anémicas.

La debilidad mental y física es uno de los síntomas de la anemia por falta de hierrro

La debilidad mental y física es uno de los síntomas de la anemia por falta de hierrro

Alimentación recomendable para tratar la anemia por falta de hierro

Está demostrado que la alimentación adecuada es un factor muy importante para la regeneración de la sangre.
La alimentación en la anemia debe cumplir las siguientes condiciones:
– Ser rica en minerales, principalmente hierro y cobre.
– Ser rica en vitaminas (alimentos crudos).
– Contener suficientes albúminas naturales (especie de proteína)
– Contener abundancia de vegetales verdes, ricos en clorofila (ayuda a la fijación del hierro).
– Contener alimentos regeneradores de la sangre, que enumeramos más adelante.

Hierro:

Alimentos especialmente ricos en hierro: Albaricoque, melocotón, ciruelas, uvas, yema de huevo, habas, guisantes, trigo integral, copos de avena, etc.
Alimentos ricos en hierro: Espinacas, col, remolacha, zanahoria, espárragos, cebolla, rábano, lentejas, pan integral, manzana, frutos secos, etc.
El hierro del primer grupo se asimila con mucha más facilidad, especialmente el de las frutas.

Cobre:

El cobre es un mineral indispensable para la regeneración de la sangre y además mejora el aprovechamiento del hierro.
Alimentos ricos en cobre: Guisantes, habas, pimiento, col, coliflor, alcachofa, pepino, espinacas, limón, perejil, zanahoria, setas, huevo, etc.

Vitaminas:

Las vitaminas más interesantes para la anemia son la B y la C
Alimentos ricos en B: Gemma huevo, leche, quesos, melocotón, plátano, tomate, habas, col, brócoli, levadura de cerveza etc.
Alimentos ricos en C: Kiwi, limón, naranja, mandarina, uva, piña americana, berros (berros), pasas, pepino, etc.

Albúminas:

Ayudan a la formación de los glóbulos rojos.
Alimentos ricos con albúminas: Huevos, quesos, requesón, yogur, lentejas, garbanzos, trigo integral, arroz integral, gluten del trigo, piñones, cacahuetes, etc.

Vegetales verdes
:

Ricos en clorofila que también ayuda a la formación de los glóbulos rojos.
Alimentos ricos en clorofila: Germinados, lechuga, escarola, acelgas, espinacas, col, apio, perejil, montjeta tierno, etc.
Es mejor comerlos crudos, por ejemplo en ensaladas.

Alimentos especialmente regeneradores de la sangre:

Son buenas las curas de albaricoques, de melocotones, de ciruelas y de manzanas (1Kg. = 85 gr. De sangre).

Alimentos a evitar:

Alimentos procesados, industriales, grasas, embutidos, vinagre, y cuanto más cocinados peor.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad