Cómo identificar y tratar el Síndrome de Tourette

El Síndrome de Tourette es un trastorno neurológico que provoca la realización de actos impulsivos, más frecuentes y repetidos, también conocidas como tics, que pueden dificultar la vida de la persona y de su familia, debido a situaciones embarazosas.

Los tics del Síndrome de Tourette, normalmente, surgen de los 7 a los 11 años de edad con tics motores simples, como el parpadeo de los ojos o movimientos de manos o brazos, que después se agravan, surgiendo palabras repetidas, movimientos bruscos y sonidos como ladrar, gruñir, gritar o hablar malas palabras, por ejemplo.

Algunos pacientes son capaces de suprimir algunos de los tics con facilidad, pero otros tienen dificultad para controlar, especialmente durante situaciones de estrés emocional, lo que puede dificultar su vida escolar y profesional. Una de las consecuencias más comunes es el aislamiento social.

Cómo identificar y tratar el Síndrome de Tourette

El tratamiento para el Síndrome de Tourette debe ser orientado por un neurólogo y, normalmente, sólo se inicia cuando los síntomas de la enfermedad afectan a las actividades diarias del paciente o ponen en peligro su vida. En estos casos, el tratamiento puede realizarse con:

Remedios muscarínicos: como Haloperidol o Pimozida, que bloquean los neurotransmisores en el cerebro responsables de la aparición de los tics.

Antidepresivos: como la Fluoxetina, que reducen los síntomas de la tristeza y la ansiedad que pueden provocar tics.

Las inyecciones de Botox: se utilizan en tics motores para paralizar el músculo afectado por los movimientos, reduciendo la aparición de los tics.

Medicamentos inhibidores adrenérgicos: como Clonidina o Guanfacina, que ayudan a controlar los síntomas conductuales como la impulsividad y ataques de ira, por ejemplo.

Sin embargo, estos medicamentos no tratan todos los tipos de tics en el síndrome de Tourette y, por tanto, puede ser también importante consultar a un psicólogo o psiquiatra para hacer las sesiones de psicoterapia o terapia de conducta donde se entrenan formas de controlar los tics de la enfermedad.

Los tics normalmente desaparecen cuando la persona está durmiendo, con el consumo de bebidas alcohólicas o de una actividad que requiere una gran concentración, como en un juego de paintbal, y empeoran ante situaciones de estrés, cansancio, ansiedad y excitación.

Cómo identificar el Síndrome de Tourette

Los síntomas del Síndrome de Tourette son generalmente observados inicialmente por los profesores que señalan que el niño comienza a comportarse de forma extraña en el aula. Algunos de estos signos y síntomas pueden ser:

  • Tics motores
  • Parpadeo de los ojos
  • Inclinar la cabeza
  • Encoger los hombros
  • Tocarse la nariz
  • Hacer muecas
  • Mover los dedos de las manos
  • Hacer gestos obscenos
  • Patadas
  • Sacudir el cuello
  • Golpearse en el pecho
  • Tics vocales
  • Lenguaje soez
  • Sollozar
  • Gritar
  • Escupir
  • Gemir
  • Aullar
  • Repetir palabras o frases
  • Utilizar diferentes tonos de voz.

Estos síntomas aparecen en varias ocasiones y son difíciles de controlar, y además, pueden ocurrir durante el sueño, convertirse en tics diferentes a lo largo del tiempo o empeora en situaciones de enfermedad, estrés o ansiedad. Por lo general los tics aparecen en la infancia, pero pueden surgir hasta los 21 años de edad.

Para llegar al diagnóstico de esta enfermedad, el médico puede tener que observar el patrón de los movimientos repetidos, que tienen lugar varias veces al día, prácticamente todos los días de un año o más tiempo. No son necesarios exámenes específicos para identificar esta enfermedad, pero, en algunos casos, el médico puede solicitar una resonancia magnética o tomografía computarizada, por ejemplo, para comprobar si existe la posibilidad de ser alguna otra enfermedad.

¿El Síndrome de Tourette tiene cura?

El Síndrome de Tourette no tiene cura, pero puede ser controlado con el tratamiento adecuado, que puede incluir el uso de medicamentos y psicoterapia, por ejemplo, permitiendo que se tenga una vida normal.

Causas del Síndrome de Tourette

Este Síndrome es una enfermedad genética más frecuente en personas de la misma familia y aún no se sabe exactamente cuál es la causa específica. Hay relatos de personas que han sido diagnosticadas después de sufrir un traumatismo craneal. Más de 40% de los pacientes también presentan síntomas de trastorno obsesivo compulsivo o hiperactividad.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad