¿Cómo tratar los principales tipos de luxación?

El tratamiento para la luxación debe ser iniciado lo más pronto posible en el hospital y, por eso, cuando sucede es recomendado ir inmediatamente a la sala de emergencias o llamar a una ambulancia.

La luxación puede ocurrir en cualquier articulación, sin embargo, es más común en los tobillos, los codos, los hombros, la cadera y los dedos, especialmente durante la práctica de deportes de contacto, como el fútbol o el básquetbol, por ejemplo.

En general, el tratamiento varía de acuerdo con la articulación y el grado de la lesión, siendo que las principales formas de tratamiento incluyen:

La reducción de la luxación: es el tratamiento más utilizado donde el especialista coloca los huesos de la articulación en la posición correcta a través de la manipulación del miembro afectado. Esta técnica puede ser realizada con anestesia local o general, dependiendo del dolor causado por la lesión.

Inmovilización de la luxación: es cuando los huesos de la articulación, no están muy alejados o resulta después de hacer la reducción, a través de la colocación de una escayola para mantener la articulación de inmóvil de 4 a 8 semanas.

Cirugía de luxación: es utilizado en los casos más graves, cuando el especialista no puede poner los huesos en el lugar correcto o cuando los nervios, los ligamentos o los vasos sanguíneos se han visto afectados.

Después de estos tratamientos, el ortopedista, normalmente recomienda hacer sesiones de fisioterapia para fortalecer los músculos, disminuir la inflamación, facilitar la cicatrización y promover la estabilidad de la articulación por medio de aparatos de fisioterapia y ejercicios.

Cómo acelerar la recuperación de la luxación

Para acelerar la recuperación de la luxación y evitar el agravamiento de la lesión es importante tomar algunas precauciones como:

No andar en coche durante las primeras 2 semanas, para evitar que el balance del coche mueva la articulación.

Evitar hacer movimientos bruscos con el miembro afectado, incluso después de retirar la inmovilización, especialmente en los primeros 2 meses.

Regresar a los deportes solo 3 meses tras el inicio del tratamiento o de acuerdo con la orientación del ortopedista.

Tomar los antiinflamatorios recetados por un médico en el horario para ayudar a reducir la inflamación de la articulación.

Estos cuidados deben ser adaptados de acuerdo con la articulación afectada. Así, en el caso de luxación del hombro, por ejemplo, es importante evitar cargar objetos pesados en los primeros 2 meses.

Cómo recuperar los movimientos después de cumplir con la inmovilización

Después de la retirada de la inmovilización es normal que los movimientos se vean levemente afectados y exista menor fuerza muscular. Por lo general, cuando la persona se encuentra detenida por hasta 20 días, o en tan solo 1 semana, ya es posible volver a la movilidad normal, pero cuando la inmovilización es necesaria por más de 12 semanas, la rigidez muscular puede ser grande, pudiendo ser preciso hacer fisioterapia.

En casa, para recuperar la movilidad articular, se puede dejar la articulación sumergida en agua caliente durante unos 20 a 30 minutos. Tratar de estirar poco a poco el brazo o la pierna también ayuda, pero no se debe insistir si hay demasiado dolor.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad