Depresión endógena mayor

La depresión endógena es un tipo de padecimiento mental provocado por un sentimiento interior de profunda tristeza y melancolía en el ser humano. Este tipo de depresión puede ser considerada de difícil tratamiento ya que no hay motivos externos que la motiven. Los pacientes no saben por qué se sienten de esa manera y no pueden hacer nada por remediarlo. Muchas veces la depresión endógena puede aparecer después de una serie de hechos trágicos o dolorosos en la vida del paciente. Por otro lado el comienzo puede ser brusco a diferencia de otro tipo de depresiones que se dan paulatinamente con el tiempo. Hablamos de la depresión endógena mayor.

Algunos de los síntomas de la depresión endógena tienen que ver con paralización emocional, pérdida de interés por las cosas, problemas de sueño, cansancio, apatía, tristeza, ideas delirantes de culpas, hipocondría, inapetencia, pérdida de peso, melancolía permanente y desesperanza. Hay épocas del año que disparan este tipo de depresión como la primavera y el otoño. La depresión endógena también es llamada depresión endógena mayor, trastorno depresivo mayor o depresión mayor simple o recurrente. En algunos casos se la llama vulgarmente ‘tristeza exagerada’. Los pacientes depresivos endógenos se dividen entre unipolares y bipolares. Se cree que existe una correlación genética entre varios individuos de un mismo grupo familiar que padecen esta patología.

Tratamiento de la depresión endógena mayor

El tratamiento para la depresión endógena mayor es con antidepresivos y terapia psicológica. A la vez se recomienda a los pacientes un progresivo cambio de hábitos. Para tratar este tipo de depresión se recomienda, llevar una dieta balanceada, realizar psicoterapia, hacer ejercicio físico periódico, rodearse de personas positivas, hacer terapias alternativas como acupuntura, reflexología o reiki.

Ilustración para la depresión endógena mayor en mujeres

Ilustración para la depresión endógena mayor en mujeres

A veces la medicación para tratar este tipo de patologías puede derivar en una dependencia del paciente. La mejor receta es empezar por hacer un cambio de vida progresivo para estimular los sentidos y liberar endorfinas que son las hormonas que producen una sensación de bienestar.

Los niveles de serotonina pueden ser bajos en las personas con depresión endógena mayor. Los psiquiatras prescribirán algún antidepresivo para contrarrestar esta deficiencia química. Pero mientras se tome la medicación es imperativo realizar un cambio de hábitos que ayude al proceso de recuperación. Algunos pacientes de depresión comienzan haciendo ejercicios, reuniéndose más frecuentemente con amigos, yendo a terapia individual o grupal, saliendo de compras, yendo a un spa periódicamente, participando en un curso de maquillaje o de literatura. Aunque no tenga ganas, debe obligarse a realizar estas tareas hasta que con la frecuencia las vea como algo normal. Poco a poco irá viendo cambios y en la próxima visita al psiquiatra este sabrá si necesita más medicación o simplemente dejar la medicación. Hasta aquí nuestro post sobre la depresión endógena mayor.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad