Enfermedad de Cushing

También conocida como hipercorticismo secundario o terciario, es parte de la enfermedad de Cushing. Consiste en la sobreproducción de la hormona adenocorticotrópica desde la parte anterior de la glándula pituitaria. El síndrome se reduce a una sobreproducción de cortisol.

Puede ocurrir que los pacientes diagnosticados con esta enfermedad posean tumores pituitarios, que pueden también ejercer presión en estructuras adyacentes a la parte de la glándula afectada. Algunos síntomas del síndrome de Cushing son la aparición de cataratas, glaucoma y en niños se produce obesidad y falta de crecimiento. También se puede producir irritabilidad, fatiga, pérdida de concentración, elevación de presión sanguínea e irregularidades en el ciclo menstrual.

Descripción de la enfermedad de Cushing

La enfermedad fue descrita por Harvey Cushing cuando vio un caso de una mujer de 23 años con obesidad, irregularidad menstrual y crecimiento inusual de pelo. Para la época, aún no se habían definido enfermedades con estos síntomas, pero el Dr. Cushing estaba seguro de que la enfermedad tenía que ver con la glándula pituitaria, ya que presentaba síntomas similares a los que presenta un paciente con un tumor adrenal. En 1932 publicó sus hallazgos como basofilismo pituitario, bajo el nombre de la enfermedad de Cushing. La mayoría de los pacientes diagnosticados murieron, aunque la mujer diagnosticada en un principió logró vivir más de 40 años después del diagnóstico.

Paciente con la enfermedad de Cushing

Paciente con la enfermedad de Cushing

Tratamiento del síndrome de Cushing

Para tratar la enfermedad de Cushing se suele interceder quirúrgicamente para remover el adenoma pituitario que causa la sobreproducción de cortisol. Para accesar la glándula, se puede utilizar el acercamiento endonasal a través de la nariz, o a través de una incisión en el labio superior. Usualmente se suele intentar identificar de primera mano dónde se encuentra el tumor a través de una cirugía inicial. También existen tratamientos con radiación enfocados en la glándula pituitaria, pero se suelen realizar después de la extracción fallida del tumor. Otra alternativa es el uso de hormonas mineralocorticoides y glucocorticoides; pero esto suele causar que el tumor crezca de manera indeseada.

Después de la cirugía, se provee una muestra de orina para verificar los niveles de cortisol. Inicialmente el paciente sufrirá falta de hormonas, por lo que se le suministran glucocorticoides para que contrarreste los efectos negativos postoperatorios. La enfermedad de Cushing es poco común, y se suele diagnosticar varios años después de su aparición. Las mujeres son más propensas a tener la enfermedad que los hombres; y a su vez, la mayoría de los casos son de mujeres entre los 50 y 60 años. Las muertes por enfermedad de Cushing suelen ser por complicaciones vasculares causadas por la anormalidades en el nivel hormonal, que influyen en la presión sanguínea del organismo.

Los pacientes también suelen presentar depresión y ansiedad. Algunos síntomas de la enfermedad de Cushing son la aparición de acné, estrías, diabetes, osteoporosis e incluso calvicie. Aunque la causa suele ser un tumor adenal, también puede sufrirse del síndrome de Cushing si se administran glucocorticoides para tratar otras enfermedades como asma, artritis, o para tratar los bajos niveles del sistema inmunológico después de un transplante de órganos. La administración de cortisol sintético es posible, pero es mucho más costoso y menos efectivo para tratar enfermedades.

No Responses

  1. Pingback: Síntomas del síndrome de Cushing diciembre 15, 2015

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad