Hiper-Laxitud Ligamentosa

Una cosa es ser flexible y otra es tener hiperlaxo. Esto es una condición genética de los ligamentos que suele ser causante de otros males y trastornos…

Los niños en general son más flexibles, porque los ligamentos aun están en formación y son más blandos. Esto es completamente normal. Pero un adulto que continúa logrando ponerse la pierna detrás del cuello sin dolor (y casi encuentra cómoda la posición) es o un deportista, un practicante avanzado de Yoga o un hiperlaxo.

La laxitud ligamentosa, también llamada hiperlaxia o hipermovilidad articular, es una condición genética en la cual los ligamentos tienen una estructura un poco diferente, más blandos, por así decirlo y esto hace que las articulaciones se muevan más allá de lo considerado normal.

Todos los datos hasta el momento recopilados apuntan hacia que el trastorno fundamental de la laxitud articular radica en una anormalidad de las fibras colágenas.

Muchas personas son hiperlaxas y no le toman el peso al asunto. Muchos incluso lo ven como algo bueno, ya que se consideran “flexibles”. Pero una cosa es ser flexible y otra es ser hiperlaxo.

La hiperlaxitud es fuente de numerosos males, partiendo porque la persona se lesiona más seguido y cualquier torcedura puede convertirse en un mal crónico. Generalmente quienes sufren esto son mujeres y es más común entre las asiáticas (recuérdese los circos con las contorsionistas que por lo general son niñas de origen oriental). Ellas suelen presentar trastornos en aquellas articulaciones que más ocupan. Esto es que si hay dos personas escribiendo a máquina la misma cantidad de tiempo y con la misma postura, la hiperlaxa tardará menos en presentar el conocido como “mal de la secretaria” o tendinitis en codo o muñecas.

¿QUÉ EJERCICIOS CONVIENEN?

Sea cual sea el ejercicio que le convenga al hiperlaxo, lo que es seguro es que para evitar lesiones no hay otra cura que la de aprender a moverse con control y tener suficiente masa muscular, quizás más que lo normal, para que los músculos sujeten el hueso e impidan que se tuerzan extremidades y para mantener la postura.

Por esto es que se recomiendan deportes que tiendan a aumentar la masa muscular y que no tengan tanto riesgo de lesiones, como sería trabajar con máquinas en un gimnasio, con el control de especialistas que confeccionen un plan adecuado a cada persona y que suervicen que se está haciendo como corresponde el ejercicio.

Acerca de la Yoga, se puede llegar a creer que ser hiperlaxo hace más fácil practicar esta sana disciplina. Pues no, la base del Yoga es aprender a controlar los movimientos, cosa que el hiperlaxo no necesariamente hace. La esencia del Yoga no es torcerse más y más hasta que el cuerpo se resienta, sino llevar el cuerpo hasta su límite y desde ahí empezar a trabajar para llevarlo poco a poco hasta todo lo que puede dar. Por eso, si bien no se necesita ser especialmente flexible o tieso para ser bueno en el Yoga, el hiperlaxo puede verse beneficiado de esta técnica que enseña a no pasarse del límite que el cuerpo pone.

Y es que quien tiene los ligamentos más laxos puede no darse cuenta de los malos hábitos que puede estar adquiriendo. Así, puede estar sentándose de modo que se resiente su espalda, pero no le duele o puede dormir hecho un nudo y no por eso se siente incómodo… hasta que le llega el aviso de mala manera, con tendinitis, por ejemplo.

LA MANDÍBULA DE LOS HIPERLAXOS

Los trastornos en la articulación temporo-mandibular (ATM) son mucho más comunes entre quienes tienen laxitud ligamentosa. Estos trastornos se expresan primeramente como un simple ronido seco al abrir la boca, un “click” que indica que el ligamento posicionado entre el hueso de la parte superior y el de la inferior se ha corrido y que los huesos están friccionandose cada vez que se abre la boca demasiado. Esto también es típico de quienes aprietan los dientes mientras duermen o los hacen rechinar (bruxismo nocturno).

El problema de este “sonidito” es que significa que el menisco está desencajado del cóndilo. Si esto ocurriera en la rodilla, por ejemplo, ameritaría una operación quirúrgica si fuese agudo. Es lo mismo que le ocurre seguido a los tenistas en el codo, pero como se puede suponer, una operación en la mandíbula es un asunto mayor y las complicaciones no parten por el hecho de que no se puede enyesar la boca… Al menos no por mucho tiempo. Lo más delicado es que estamos hablando de una zona muy pequeña del cuerpo y que se usa demasiado. Casi nadie recomienda una operación para el menisco de la ATM.

No obstante, se recomienda cuidarse de los estragos del bruxismo con una placa de relajación para las noches y tratando con sicólogo, medicamento u otro tipo de terapia la tensión que se expresa apretando los dientes.

Es muy importante no dejar pasar esto aunque no haya dolor, porque con el tiempo lo habrá. Sin contar que el roce de hueso con hueso (que provoca el sonido al abrir) puede degenerar en una artritis en la boca, en jaquecas agudas y otros dolores más o menos invalidantes, según la intensidad.

Laxitud-ligamentosa

Laxitud-ligamentosa

¿ANGUSTIA E HIPERLAXITUD?

Hay un estudio que relaciona la laxitud ligamentosa con los trastornos de angustia. Es que como esto es un tema genético, se cree que el gen del que depende la laxitud ligamentosa está ligado el que produce trastornos de angustia, que pueden ir desde fobias hasta depresiones, paranoias y otros males.

Esto, en todo caso, no está completamente aceptado porque falta investigación, pero la asociación entre laxitud articular y los cuadros de ansiedad, trastorno por angustia y agorafobia (también llamada ansiedad endógena), es muy destacada y se halla mucho más allá de la mera coincidencia. El carácter genético atribuido a ambas enfermedades, ansiedad endógena y laxitud, invita a plantear hipótesis genético-hereditarias para la asociación hallada, lo cual está siendo investigado.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad