¿Por qué tardan en salir las muelas cordales?

Las muelas cordales o muelas del juicio son los últimos dientes en salir, apareciendo normalmente entre 17 y 25 años de edad, se recomienda ser extraídas en pacientes jóvenes debido a que las raíces no se han terminado de formar y el hueso es menos denso, a medida que pasan los años, extraer las cordales se hace más complicado porque las raíces de las muelas se desarrollan completamente, perjudicándose al momento de la extracción un nervio dentario.

Se extraen debido a que cuando las cordales erupcionan definitivamente, causan fuertes dolores porque van abriendo el espacio para situarse a medida que ellas movilizan los dientes, cambiando por total la posición de la mandíbula.

Nuestros dientes de “leche” se van cayendo en el transcurso de nuestra niñez y siempre nos preguntamos por qué precisamente estas muelas tienden a aparecer en la adultez siendo un poco inusual pero tangible este fenómeno en el ser humano. La respuesta es sencilla y corresponde a que nosotros tenemos dos denticiones: La primera aparece a los 6 o7 meses de edad y se complementa aproximadamente a los 24 meses, se desarrollan veinte dientes, diez inferiores y diez superiores.

Muela cordal torcida

Muela cordal torcida

La segunda dentición sucede a los 72 meses de vida con las primeras muelas permanentes (molares) con un total de 32 dientes, por lo tanto, las cordales tardan en salir por el proceso de crecimiento y desarrollo natural del ser humano. Al comparar el esqueleto de la cabeza de diferentes homínidos (primeros hombres en existir) con los actuales, se nota el gran tamaño que poseía la mandíbula del hombre prehistórico con el hombre actual, se dice que el tamaño se debe a que ellos sí utilizaban las cordales para masticar, quizás por el tipo de alimentos que consumían proporcionando una dentadura mucho más fuerte que la de nosotros, esa gran discrepancia corresponde a la evolución del hombre, quien ha cambiado por la dieta que ha desarrollado a lo largo de la historia.

La síntesis de alimentos ha influenciado al tamaño de la mandíbula y consecuente el espacio entre los dientes haciéndolos más pequeño.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad