Ser internado en la UCI en malo para la salud

Un nuevo estudio revela que, días después de dar entrada a una Unidad de cuidados Intensivos, los pacientes tienen su flora intestinal devastada, lo que aumenta las posibilidades de infección y muerte. Vamos, que ser internado en la UCI es malo para la salud.

Un estudio que acaba de ser publicado por investigadores de estados unidos reveló que los pacientes ingresados en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales pierden en pocos días gran parte de las bacterias del intestino que nos ayudan a mantenernossanos. Sin estas bacterias, el territorio queda libre para otras, que causan infecciones y pueden llevar a la muerte.

“Los resultados fueron los que temíamos”, dijo el responsable del estudio, Paul Wischmeyer, de la Universidad de Colorado, a la revista de la Sociedad Americana de Microbiología, que publicó la investigación. Ya había una sospecha de que el ambiente hospitalario dañaría la flora intestinal, pero esta ha sido la primera vez que alguien ha comprobado el efecto. Wischmeyer y su equipo recogieron muestras de las bacterias de los intestinos, de la boca y de la piel de los pacientes de la UCI y la compararon con las de las personas sanas. El resultado fue muy claro: los pacientes de la UCI, en sólo 48 horas, pierden buena parte de las poblaciones de las bacterias firmicutes y bacteroidetes, entendidas como saludables, y, en su lugar, han ganado muchas proteobacterias, que pueden ser infecciosas. En algunos casos extremos, hasta el 95% de la población bacteriana del cuerpo pasó a ser de proteobacterias.

Paciente entrando, bacteria saliendo.

Paciente entrando, bacteria saliendo.

El efecto probablemente se debe a la abundante ingesta de antibióticos y a la alimentación pobre en los hospitales. Los estudios sobre la población bacteriana que vive dentro de nuestro cuerpo – la llamada microbiota – son una novedad en la ciencia. Hace mucho tiempo se sabe que hay bacterias dentro de nosotros, lo que no se sospechaba hasta hace poco, es que ellas son más numerosas que nuestras propias células y que desempeñan un papel fundamental en el mantenimiento de la salud e incluso pueden estar ligadas a males tan dispares como la depresión, el autismo y la ansiedad. Wischmeyer y su equipo creen que, en el futuro, todo el hospital tendrá que controlar estas poblaciones de microorganismos y que todo tratamiento médico tendrá que incluir un tratamiento bacteriano. Fuera de que los hospitales tendrán que revisar la tradición de ofrecer comida sin sal y sin frescura.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad