Tos ferina: ¿Cómo evitarla? ¿Causas? ¿Cómo tratarla?

La tos ferina, coqueluche, o tos convulsiva, es básicamente una infección respiratoria que es causada por una bacteria llamada Bordetella pertussis, la característica más sorprendente de esta tos es que es altamente contagiosa teniendo la capacidad de llegar a generar una epidemia, las probabilidades de contagiarse al hablar con una persona que posea tos ferina son de más de un 95%.

Además, está demostrado que la primera vez al contraer la tos ferina es la peor, ya luego de la primera vez, si se vuelve a contraer será prácticamente imperceptible.

¿Síntomas de la tos ferina?

La tos ferina posee 3 fases en donde se tienen síntomas distintos, estas fases son:

1- La fase catarral:

Esta fase viene luego de los primero días cuando el virus se está incubando, la fase lleva este nombre porque los síntomas son inicialmente catarrales gracias a que las bacterias van cubriendo el aparato respiratorio (tráquea, garganta, entre otros) los síntomas característicos de esta fase son:

  • Falta de apetito.
  • Lagrimeo.
  • Estornudos.
  • Tos. Inicialmente en la noche y luego todo el día.
  • Ronquera.

2- La fase paroxística:

La segunda fase de la tos ferina inicia aproximadamente 4 días después de la primera fase, en sus características se encuentra el hecho de que la tos se vuelve cada vez más frecuente, sin descanso alguno, seguidamente de cada ataque de tos el paciente tiene una respiración profunda en busca del aire faltante. Debido a que el moco tiene las vías respiratorias completamente tapadas la acción de inhalar aire provoca el sonido que pone nombre a la tos.

3- La fase de convalecencia:

Tercera y última fase de la tos ferina, que inicia aproximadamente a la tercera semana de la exposición al virus. Esta fase trata de la recuperación progresiva del paciente, por lo general ésta fase suele durar unas 2 a 3 semanas ya que las vías respiratorias quedan sensibles a una posible infección, lo que podría hacer que regresara el síntoma de la tos durante estos días.

Tiene tos ferina y todavía no lo sabe

Tiene tos ferina y todavía no lo sabe

¿Cómo se diagnóstica la tos ferina?

Es importante comentarle al doctor que sospecha que posee tos ferina ya que aunque 9 de cada 10 personas pueden ser diagnosticadas sin problemas la bacteria Bordetella pertussis es muy buena camuflándose, así que el comentar su sospecha al médico podría hacer que el mismo tomara previsiones.

El medico tomara muestras de la segregación de su nariz y garganta, él procederá a realizar un cultivo utilizando anticuerpos y otras técnicas especiales.

El diagnóstico es algo complicado debido a que los síntomas de la mayoría de las infecciones respiratorias son muy básicos, lo más importante para determinar en cuestión de síntomas si es tos ferina son:

  1. Tos excesivamente agresiva.
  2. Vómitos luego del ataque de tos.
  3. Proceso catarral de 2 semanas.
  4. Sonido ronco al respirar luego del ataque de tos.

El cultivo de la bacteria de manera directa además de ser ligeramente más difícil, no es del todo confiable ya que si anteriormente tomo antibióticos o fue vacunado en contra de la tos la prueba podría salir negativa (incluso si la bacteria se encuentra en el organismo).

Generalmente también se hacen unos rayos X de tórax para descartar asociación de neumonía.

¿Cómo se trata la tos ferina?

Como la tos ferina es producida por una bacteria el médico le recetara antibióticos, los antibióticos más comunes de recetar para combatir esta tos son:

  1. Azitromicina.
  2. Claritromicina.
  3. Eritromicina.

Además, también es muy frecuente que se utilice oxígeno para facilitar la respiración del paciente, además de añadir algunas sustancias que calmen la tos y le permita descansar al mismo.

¿Cómo prevenir la tos ferina?

De los mejores métodos de prevención se encuentra la vacuna, esta vacuna se administra por lo menos unas 5 veces durante los primeros años de vida de las personas, además se recomienda a las mujeres embarazadas vacunarse para que así él bebe desarrolle inmunidad y no se infecte antes de estar listo para la primera vacuna. Aunque la vacuna tampoco es 100% eficaz, lo ideal es reforzarla alrededor de los 15 años.

Es importante escuchar las recomendaciones de un doctor al momento de prevenir la tos ferina, que si bien no es una enfermedad grave es de las primeras infecciones a nivel mundial.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad