Tratamiento de la depresión endógena

De los diversos desórdenes mentales que existen, pocos influyen tanto en la vida de las personas como lo hace la depresión. A veces visto como una enfermedad, la depresión consiste en un estado de ánimo constantemente triste e infeliz; acompañado de apatía general y pérdida de placer sobre casi cualquier actividad que realice la persona. Las causas pueden ser numerosas, desde estrés en la vida diaria hasta persistencia de la memoria de un recuerdo desagradable; pero actualmente existen diversos métodos para tratar la depresión.

La diferencia entre la depresión endógena y reactiva está en que las personas con la depresión endógena presentan Desorden de Depresión Mayor (MDD por sus siglas en inglés) pero son resistentes a tratamientos y no presentan comportamientos psicóticos. La depresión reactiva es básicamente aquella que presentan los pacientes con MDD. Antes era aceptado que los pacientes con depresión endógena tenían diferentes niveles de ciertos químicos en el cerebro a los que tenían los pacientes con depresión reactiva. Esto contribuyó a la creencia de que la mayoría de los desórdenes emocionales son causados por inestabilidad química cerebral; esto fue publicado en un estudio llamado Transcurso de Cambios Temporales en la Depresión en el Journal of Consulting & Clinical Psychology en octubre de 1993, donde 239 pacientes diagnosticados con depresión fueron sometidos a diversos tipos de terapia mientras su actividad cerebral era monitorizada.

Tipos de tratamientos de la depresión endógena

Uno de los tratamientos más aceptados es el de la terapia conversacional o también conocida como psicoterapia. En ella el paciente conversa en total comodidad con el terapeuta, buscando conocerse más a sí mismo y poder lidiar con su enfermedad de la mejor manera posible. El objetivo consiste en lograr un control mayor sobre la vida propia, aceptar los problemas latentes que pueda poseer el paciente al mismo tiempo que se busca comprender el comportamiento propio. Este tipo de terapia contribuye enormemente a la salud mental del paciente y usualmente tiene resultados favorables.

Si el terapeuta considera que la terapia no es suficiente, puede preescribir medicamentos antidepresivos. Este método aunque eficaz, muchas veces es evitado porque el paciente suprime sentimientos y recuerdos usando agentes químicos externos, lo que usualmente lleva al cambio drástico en la personalidad del afectado. Aunque las causas de la depresión son químicas, lo común es que alguna experiencia o sentimiento desagradable cause la segregación de dichas sustancias; y muchas veces es posible sobrevenir los efectos nocivos de la depresión usando otro tipo de terapia más personal y a veces, más efectiva.

Terapias para la depresión endógena

Terapias para la depresión endógena

La meditación, la introspección y el arte a través de los años han probado ser uno de los escapes más utilizados para las personas con depresión profunda. Estos métodos muchas veces son los más provechosos ya que si la persona logra superar el trastorno, el resultado suelen ser grandes obras de arte, serenidad y paz mental, y una nueva visión más profunda de la vida y de uno mismo.

Es difícil creer que la depresión afecta a tantas personas. No afecta a todos por igual, pero es extremadamente común. Es importante buscar tratamiento o lidiar con ella ya que la vida es muy corta y no se debe desperdiciar ni un día estando deprimido.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad