¿Cómo tratar la presbicia, la popular vista cansada?

Conocida como el “síndrome del brazo corto”, la presbicia alcanza a todo el mundo a partir de cierta edad. Mira cómo debes de tratarla.

No tienes a donde escapar. Después de los 40 y pocos años, yo, tú y cualquier persona del planeta vamos a tener que acercar a nuestro rostro la revista, el libro o el teléfono celular para lograr ver mejor. El brazo estará cada vez menos extendido, en un intento de ver las letras con mayor nitidez. Hasta que llega el momento en que no hay salida: es preciso buscar al médico para recibir el diagnóstico de la presbicia, que también lleva el apodo de “vista cansada”. “Se trata de la pérdida natural de la elasticidad del cristalino, una lente que tenemos dentro de los ojos responsable de enfocar a diferentes longitudes de visión”, explica el oftalmólogo Pablo Schor, de la Universidad Federal de São Paulo.

Por más común que sea, no se puede negar que la condición interfiere en la calidad de vida. “Para aquellos que pasan todo el día en la computadora, se hace difícil aguantar la carga de trabajo, lo que lleva a caídas en el rendimiento”, señala el oftalmólogo Celso Takashi Nakano, del Hospital de Santa Cruz, en la capital paulista. El profesional visita regularmente tribus en el Amazonas y hace un seguimiento de las repercusiones de la presbicia en la vida cotidiana de los indígenas. “Con el tiempo, sufren para fabricar sus artesanías, para atar los apoyos en las flechas, en fin, para realizar actividades que marcan la diferencia en el día a día”, comenta.

Los efectos de la visión borrosa no se limitan al individuo y llegan a afectar la economía global. Según un estudio de la Universidad de New South Wales, en Australia, 1,2 millones de personas conviven con este problema. Esto representa una pérdida de producción de 25 millones de dólares por año. “Para empeorar las cosas, no existe ningún tipo de hábito o actitud capaz de evitar o retardar el endurecimiento del cristalino”, lamenta el doctor Sergio Felberg, del Consejo Brasileño de Oftalmología. Si no hay forma de prevenir, nos queda por saber, entonces, ¿cómo combatir la vista cansada?

Presbicia o vista cansada

Presbicia o vista cansada

Las gafas de lectura son la forma más común de enfrentar este déficit visual. “Aquellos que presentan dificultad para ver de lejos, pueden usar una lente multifocal, que viene con el grado necesario para visualizar bien las distancias cortas y largas”, explica el oftalmólogo Santiago Bisol, del Hospital San Vicente de paúl, en Río de Janeiro. Los modelos que se venden sin receta médica en farmacias y gasolineras están prohibidos por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria desde el año 2009; aunque esta decisión divide opiniones.

“Mucha gente no tiene acceso al médico y se encuentra sin tratamiento. Esto es un comparable a exigir un dictamen del dermatólogo toda vez que voy a comprar un par de zapatos”, critica el oftalmólogo Rubens Belfort Junior, de la Academia Brasileña de Ciencias. En contra, Benedicto Alcoforado, presidente de la Asociación Brasileña de la Industria Óptica, cree que la medida aporta seguridad al consumidor. “Del mismo modo que no se deben vender medicamentos en una tienda de abarrotes, la ley requiere receta médica, un libro de registros y la presencia del técnico óptico”, defiende.

Polémicas aparte, lo ideal es ir al oftalmólogo anualmente de los 40 años en adelante para hacer la detección precoz de una serie de males que pueden afectar a los globos oculares. Cuando el diagnóstico es la vista cansada, además de las gafas, el médico puede recetar también lentes de contacto. “Normalmente, hacemos uso de ellos por cuestiones estéticas, como a la hora de ir a una fiesta, o de conveniencia, o para facilitar la rutina de ejercicios físicos”, refiere el oftalmólogo Laura Cardoso, asesora médica de la Johnson & Johnson Vision Care.

Recientemente, se han creado lentes más tecnológicos, que se adaptan no sólo al tamaño de la pupila, sino al grado de discapacidad de cada ojo. Muchas llevan innovaciones como filtros que bloquean una parte de los rayos ultravioleta del sol; mismos que perjudican a los órganos de la visión. Vale la pena recordar que, a pesar de los avances en estos asuntos, las gafas siguen siendo indispensables para períodos de descanso o problemas que impidan el uso de las lentes.

Existen, también, nuevas modalidades de cirugía para regresar a la salud ocular. Los especialistas hacen cada vez más uso del láser y modifican la curvatura de la córnea, la capa superficial y externa del ojo. “No obstante, existe cierta controversia sobre los beneficios de este tipo de procedimiento para la presbicia”, juzga Felberg. Por lo tanto, el láser no se encuentra entre los métodos más populares en la práctica clínica.

Cuando el sujeto de edad avanzada presenta presbicia junto con cataratas, proceso en el que el cristalino pierde transparencia y comienza a ponerse turbio, lo mejor es sustituir la estructura natural por una artificial. La ciencia ha evolucionado y ofrece lentes trifocales, con ajuste de la nitidez para objetos cercanos, intermediarios y lejanos. “Sin embargo, es necesario conversar con el paciente, porque el resultado no va a ser perfecto como él espera”, advierte Belfort Junior.

Una sugerencia: disfrute de la lectura y echa un vistazo a qué distancia estás de la pantalla del ordenador, la tablet o el smartphone para ser capaz de descifrar todas las frases.

Entiende lo que sucede en los ojos a partir de la cuarta década de vida, cuando la presbicia manifiesta los primeros signos:

  1. El cristalino es una lente gelatinosa transparente que se mueve todo el tiempo para garantizar el enfoque y la nitidez de corta, media y larga distancias.
  2. En el transcurso de los años, se pierde la elasticidad original y no se mueve con la rapidez necesaria para ver cosas que se encuentran cercanas.
  3. La formación de la imagen, lo que debería suceder en la retina, en el fondo del globo ocular, se produce en un punto aún más lejano. El resultado es la visión borrosa.

Radiografía de los tratamientos de la presbicia

Ventajas y las desventajas de las tres alternativas disponibles para corregir la visión.

Gafas

Pros – Es la forma más fácil y rápida de corregir la vista cansada.

Contras – Hay quien se avergüence y no guste de usarlas en situaciones sociales.

Lentes de contacto

Pros – Pueden ser empleados con mayor comodidad por algunas personas.

Contras – Carecen de cuidados de higiene y piden descanso a los ojos.

Cirugía

Pros – Resuelve cataratas y presbicia al mismo tiempo.

Contras – Está indicada para un determinado perfil de paciente.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad