Varices: síntomas y causas

El flujo de la sangre en el ser humano puede parecer realmente complejo pero en realidad no es así, contamos con las arterias las cuales se encargan transportar la sangre oxigenada desde el corazón a las distintas partes del cuerpo y están las venas, que cumplen la función de transportar la sangre desde los capilares hasta el corazón, sin embargo pueden presentarse situaciones en las que no trabajen correctamente, esto también es llamado insuficiencia venosa periférica, al la sangre no fluir correctamente, se acumula notablemente en las venas volviéndose visiblemente tortuosas, esta anomalía es denominada “Varices”.

Las varices son producidas en las piernas, debido a que la presión arterial debe tener un retorno ascendente en contra a la gravedad, por lo que este esfuerzo extra debe ser complacido mediante unas válvulas que impiden que la sangre se diluya y retorne en vía contraria, además con los músculos de las piernas, el retorno de la sangre al corazón se ve simplificado debido a la contracción de los mismos, la causa principal de esta condición es debido al deterioro de estas válvulas por su constante uso, por lo que el flujo de sangre empieza a obstruirse y a acumularse dilatando así las paredes de las venas y alargándolas, al paso del tiempo altera a simple vista los tejidos que rodean estas venas.

Remedios caseros para las varices

Pierna con varices.

Pero se ha comprobado que existen diversos factores que aumentan las probabilidades de aparición de varices en una persona, entre estos, los antecedentes genéticos de presencia de dilataciones en las paredes de las venas, la presencia de embarazo aumentan las probabilidades de aparición de varices así como permanecer constantemente de pie o sentado con las piernas cruzadas, uso de zapatos con la región del tacón muy elevados, el sobrepeso y la vejez contribuyen a la formación de varices.

Los primeros síntomas consisten en continuos ardores o dolores en la parte posterior de la pierna después de pasar prolongados períodos de tiempo de pie o sentado con las piernas entrecruzadas, además la sensación de continuos calambres mientras reposa. Cuando se intensifique, se hace común la aparición de edemas en la región maleolar debido a la pérdida de proteínas que se acumulan en el tejido de la piel, se generan manchas en la misma, inclusive úlceras, más que todo en la región del tobillo. Ya a largo plazo se genera en esta zona una especie de híper pigmentación junto a una síntesis alterada del colágeno y fibrosis del tejido dérmico, esto es producto de la salida constante de glóbulos rojos de las venas en la parte interina de la piel, en ocasiones suele presentarse sangramiento de una varice o de una úlcera.

En un aspecto estético se hace visible la red venosa alterada, generalmente en la parte posterior de la pierna, en los muslos, y justo detrás de las rodillas como síntoma inicial, a su vez se hará visible distintos cambios en la coloración de la piel, y junto al deterioro de las venas las mismas ven la necesidad de estirarse y alargarse por todo el perímetro.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad